La ignominia de las privatizaciones